Un cuidado estricto del planeta

El Sistema de Gestión Ambiental («SGA») es el instrumento utilizado por la compañía para identificar, evaluar y abordar los temas medioambientales importantes y mejorar su desempeño. La norma ISO 14001 es una norma internacional voluntaria que indica cómo desarrollar un SGA efectivo, lo que requiere que la compañía presente al público, por escrito, sus objetivos y metas medioambientales.

El objetivo del SGA es:

  • Definir el Histórico Operacional de la Compañía;
  • Definir las necesidades y expectativas de todas las partes involucradas en el SGA;
  • Identificar, evaluar y monitorizar los Aspectos Ambientales de la Compañía, incluyendo el análisis de ciclo de vida;
  • Identificar los riesgos y oportunidades del SGA y definir planes de mejora al respecto;
  • Distribuir responsabilidades específicas, ya que todo el cumplimiento ambiental deriva del comportamiento apropiado de todos los empleados.

Este compromiso se expresa mediante:

  • Un enfoque estructurado para fijar unos objetivos medioambientales e identificar las herramientas necesarias para conseguirlos;
  • Una fabricación segura para utilizar productos que puedan ser reciclados o desechados;
  • Asistencia a los clientes en el uso seguro de los productos;
  • La cooperación con los clientes para la mejora continua de los productos y servicios;
  • La minimización del impacto de la producción, almacenaje, transporte, distribución, uso y desecho de productos en los humanos y el medioambiente;
  • La reducción del coste de consumo de energía, gestión de desechos y materias primas;
  • La iniciación de un proceso de mejora del desempeño medioambiental continuo;
  • El aumento del valor de su negocio en el mercado, comenzando con un análisis serio de sus problemas medioambientales ya sean legislativos, técnicos o de gestión.

EMAS

El Reglamento (CE) nº 761/2001 introdujo el Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Medioambientales (“EMAS”), que representa un reconocimiento oficial a nivel europeo por lograr la excelencia en la gestión del medioambiente y un plan de comunicación puesto en marcha voluntariamente.

De conformidad con el Reglamento EMAS, la compañía debe llevar a cabo lo siguiente:

  • llevar a cabo una primera revisión medioambiental que establezca su posición inicial frente a las condiciones medioambientales;
  • definir una política medioambiental, es decir, sus objetivos y un plan general de acción por el medioambiente y preparar un programa medioambiental que describa las medidas adoptadas para la consecución de objetivos específicos;
  • implementar el sistema de gestión medioambiental para desarrollar, implementar y mantener una política medioambiental;
  • auditar el desempeño de la compañía, su sistema de gestión medioambiental y los procesos diseñados para proteger el medioambiente;
  • preparar una declaración medioambiental para el mercado que incluya detalles de su política medioambiental, una breve descripción de su sistema de gestión medioambiental, una descripción de su organización y aspectos medioambientales.

El registro en EMAS facilita la responsabilidad local en virtud de un diálogo abierto con los accionistas, comunica información medioambiental validada de forma independiente, mejora la implicación de la plantilla de trabajadores, proporciona una mayor garantía acerca del cumplimiento de la legislación medioambiental y, mediante una mejora continua, tiende a minimizar los impactos medioambientales que surgen de las actividades de compañía.

El Reglamento REACH (Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas) autoriza el registro de todas las sustancias químicas producidos o importados en la UE en cantidades mayores a una tonelada por año. Abarca 30.000 sustancias químicas del mercado.

El registro de una sustancia consiste en la presentación, por parte del fabricante o importador, de cierta información básica acerca de sus características y, en ausencia de datos disponibles, la ejecución de pruebas experimentales para caracterizar sus propiedades físico-químicas, toxicológicas y medioambientales.

El Reglamento estableció la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (Helsinki), que proporciona una coordinación técnico-científica de las actividades requeridas por el Reglamento y organiza una base de datos para recopilar y manejar los datos proporcionados por la industria cuando se registran las substancias.

Los organismos nacionales implicados en la implementación del Reglamento REACH son:

  • los organismos competentes del Ministerio de Trabajo, Salud y Políticas Sociales;
  • el Ministerio del Medioambiente y Protección de Tierra y Mar;
  • el Ministerio de Desarrollo Económico;
  • los organismos que forman parte del Instituto Italiano para la Protección Ambiental y la Investigación (ISPRA) y el Instituto Nacional de la Salud (ISS).

Haga clic aquí para más información acerca de los productos de Polynt registrados en el Reglamento.

REACH

Contáctenos

Estamos preparados para ayudarle con cualquier información o presupuesto.